¿VIOLENCIA POLICIVA O DOCTRINA POLICIAL?

Ricardo Ramírez Alfaro
Ricardo Ramírez Alfaro
2 meses ago
200

Muchos colombianos sentimos indignación por los hechos ocurridos en las últimas horas en la capital del país, y no es para menos, una persona muerta por excesos de la fuerza pública, violenta reacción de patrulleros de la policía nacional, al parecer ciudadanos con cierto grado de alicoramiento, lógico, todo es materia de investigación.

Sin embargo, si retrocedemos un poco en el tiempo, nos damos cuenta que este tipo de hechos vienen ocurriendo de tiempo atrás, recordemos el estudiante muerto por miembros del ESMAD el año pasado, los cientos de atropellos a vendedores ambulantes en todo el país, al ciudadano que recibió par de balazos por enfrentarse a miembros de la policía de tránsito por enfrentarlos para evitar el decomiso del carro por estar mal parqueado, al ciudadano brutalmente golpeado por estar cantando en la vía pública sin tapabocas; personas humildes y trabajadoras que sólo buscan un sustento para sus hogares.

Esto no es más que una cadena sistemática de atropellos por toda colombia. Todo esto es a mi juicio el resultado de una equivocada DOCTRINA por parte de la policía nacional, partiendo del entendido que DOCTRINA es la enseñanza ideológica de determinado tipo de cosas o de un pensamiento. Entonces viene la pregunta:
¿Que clase de agentes forman en las escuelas?
He ahí el meollo del asunto, parece ser que la policía nacional viene formando policías para PROHIBIR DERECHOS.

Analicemos esto:
Vender en las calles ==prohibido
Marchar en defensa de un derecho==prohibido
Tomar trago en la casa== prohibido
Salir sin tapabocas== prohibido
Llevar un pasajero en la moto== prohibido
Cantar en la calle== prohibido
Desde cuando no tenemos derecho a trabajar, a rebuscarnos la vida en las calles, a emborracharse en la casa, a llevar a la esposa o al hijo como pasajero en la moto.

Un policía bien educado, debe saber cómo sortear este tipo de conflictos con la ciudadanía, deben saber y entender que no es a las patadas como deben tratar a las personas, debe analizar el porqué una persona puede reaccionar de esta u otra manera, debe entender que el vendedor ambulante de pronto no tiene otra opción para llevar el sustento al hogar, que a nadie le va a gustar que le decomisen la moto porque el casco no lleva el número de la placa.

Nada de eso les enseñan y lo que es peor, reciben malos tratos de los de mayor orden jerárquico. Toda esta mezcla perversa solo produce violencia, porque a quien le gusta que lo ofendan??? Pues a nadie, y ahí viene el enfrentamiento con los consabidos resultados.

En ese orden de ideas, mal haríamos los colombianos en señalar a 2 agentes como los únicos responsables cuando el problema es de toda una institución. ¿Quién los educó? ¿Quién les da la orden? ¿quien les pide un reporte?
¿Los altos mandos los tratan bien?
Analicemos todo esto.
Pero lo que causa más indignación es que salga el ministro de defensa, el director nacional de la policía, el presidente de la república, el uno, el otro, a ensañarse con los dos pobres agentes, a lavarse las manos a lo poncio pilatos; dicen todos al unísono «que les caiga todo el peso de la ley». Da risa todo eso. Educados por ellos y ahora son escoria. Ahora son lo peor, son un descrédito para la policía.

Pena debe darles; ojalá que pronto se pronuncien los del ministerio público y aboguen para que se corrija el rumbo de esta institución, esa tiene que ser la tarea desde ahora. Al congreso le asiste la obligación de revisar las leyes y corregirlas de ser necesario.

No podemos darnos el lujo de seguir así, porque de lo contrario seguirán quemando CAIS, quemando motos, rompiendo vidrios y dañando comercios.

» cuidado con los falsos conocimientos, son más peligrosos que la ignorancia».
Bernard Shaw.

Hasta la próxima.

Follow Us

Social Media Followers