ESTUPIDECES EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Ricardo Ramírez Alfaro
Ricardo Ramírez Alfaro
3 meses ago
475

Esta semana que termina nos deja una estadística preocupante, la pandemia crece a pasos agigantados, el país supera los 204.000 casos y el depto del tolima ya suma más de 1800, preocupa que la capacidad hospitalaria se quede corta y ahí si nuestro problema sería catastrófico, seamos realistas, ningún municipio pequeño como el nuestro puede tan siquiera manejar un solo caso grave, ninguno cuenta con una UCI.

Departiendo con funcionarios de la secretaría de salud municipal,del hospital Nelson Restrepo y patrulleros de la policía Nacional, se encuentra uno con situaciones a las que he llamado en el estricto sentido de la palabra » estupideces», porque son actos propios de personas con actitudes tremendamente contrarias a los lineamientos establecidos tanto por organismos de salud, como por gobernadores y alcaldes en toda Colombia.

Estupideces cometidas por personas en contra de médicos y personal de la salud, quienes están en la primera línea de batalla, sacrificando a la familia y arriesgando su propia vida, no entiende uno como hay estúpidos capaces de amenazar o discriminar a personas como ellos.

Estupideces de quienes agreden a la fuerza pública (caso Bucaramanga) por el solo hecho de estar cumpliendo con su deber, salvaguardar la vida de los colombianos, objetivo: evitar contagios.

Estupideces de quienes pretenden creer que las medidas tomadas por el gobierno nacional y alcaldes en todo el país, no sirven de nada. Muy seguramente gracias a estas medidas es que muchos municipios en colombia se encuentran libres de esta pandemia.

Estupideces de aquellos que siguen por la vida y por las calles como si nada estuviese ocurriendo, van de la ciudad al pueblo y del pueblo a la ciudad muy frescos, relajados, les importa un comino la salud de sus coterráneos, violan todas las normas de confinamiento y lo que es peor, no se les puede decir nada, termina uno agredido a punta de madrazos.

Estupideces como las de algunos jóvenes que siguen pensando que la pandemia no los afecta a ellos, que eso es problema de los viejos o de los cuchos en el lenguaje que manejan, deambulan por calles, barrios, ríos y van de casa en casa como como si nada, peligroso que se conviertan en vectores de la enfermedad, es decir, transmisores del problema y con el agravante de que como son asintomáticos, la expanden sin saberlo. Y sin saberlo fácilmente matan al abuelo, a la mamá o a la tía que estén en edad avanzada. Y después se están lamentando, ¡a llorar a los Olivos!

La invitación es a que cambiemos de actitud, a no seguir pensando que eso no pasa nada, y como dice el adagio popular «ser estúpido no es un problema, el problema es seguir siéndolo».

Por lo pronto, tranquiliza un poco los estudios hechos por los chinos y por los ingleses, la universidad de Oxford ratifica que las pruebas realizadas con la vacuna adelantada por ellos, arrojó resultados importantes en pacientes afectados, brindando una luz de esperanza para combatir a tan feróz enemigo.

Feliz semana para todos.

Follow Us

Social Media Followers